Entre 2018 y 2020 se invirtieron $3.3 billones en La Mojana y las obras no se ven

Hay concentración de contratos en un pequeño número de empresas concentra varios contratos. La Contraloría General de la República, a través de la DIARI, desplegará investigación especial.

La Contraloría General de la República, a través de la DIARI, alertó sobre una concentración de contratos relacionados con obras y proyectos que se adelantan en la subregión de La Mojana, que abarca 11 municipios de los departamentos de Antioquia, Córdoba, Sucre y Bolívar, con una extensión aproximada de 450 mil hectáreas.

La Región de La Mojana tiene una extensión aproximada a la del departamento de Risaralda y supera el presupuesto de inversión de la mayoría de departamentos del país.

La Contraloría General de la República, a través de los analistas de la DIARI, considera que lo que allí se está dando en materia de contratación es muy preocupante, porque entre los años 2018 y 2020 se invirtieron allí 3.3 billones de pesos y las obras no se ven. Algunos apuntes de la investigación del ente de control fiscal indican:

$1.7 billones solo en 245 contratos con valores superiores a $950 millones de pesos.

$31.500 millones en 18 contratos relacionados con restauración y reforestación.

“NO SOLO PREOCUPA QUE LOS GRANDES CONTRATOS ESTÉN A NOMBRE DE UNOS POCOS, SINO QUE LA MAYORÍA DE ELLOS SON CONTRATACIÓN DIRECTA, OBJETOS SIMILARES Y EN LOS MISMOS PERÍODOS DE TIEMPO”.

La Mojana es una zona donde todos los años hay inundaciones y el Gobierno dispone de recursos considerables para atender las situaciones de emergencia que se presentan allí. El 90 por ciento de las inversiones están a cargo de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD).

Calcula la Contraloría que desde el 2018 hasta 2022 se han invertido allí más de $3.3 billones de pesos, y no se ven los resultados. Es así como, por citar un ejemplo, mientras pagan por reforestar 400 hectáreas, se deforestan 600. También es llamativo un solo contrato por casi $40.000 millones para realizar “capacitaciones”.

En solo la intervención sobre el canal del dique, en el sector de Care Gato, se invirtieron sin éxito alguno $1.4 Billones.

Otra situación que salta a la vista es la diferencia entre el avance físico de las obras y lo que se paga a los contratistas. Es así como se encuentran proyectos con un 20 por ciento de ejecución, mientras al contratista se le ha girado hasta el 80 por ciento del valor del respectivo contrato.

La Contraloría ha podido determinar situaciones de adiciones a contratos que sumadas superan el valor inicial de los mismos por más del 100% y que son contrataciones directas.

Para efectuar seguimiento en tiempo real al tema, la DIARI realiza un estudio que cobija el período 2018-2022, en donde viene utilizando todas las herramientas tecnológicas disponibles en materia de cruces de bases de datos y análisis a través del tiempo de imágenes que permiten determinar avances en obras y de coberturas vegetales en la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.